www.prometeodigital.org

Una publicación de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

MUESTRA 2012 DE LA POESÍA EN ESPAÑOL      Elvira LEVY

Elvira LEVY

La "Muestra 2012 de la Poesía en Español", sucesora del "Inventario Relacional de la Poesía en Español", de 2000, y de la "Muestra 2005 de la Poesía en Español", pretende establecer, a través de varios exámenes de una muestra aleatoria (algo más del 2% de un universo estimado en 7.000 poetas), las características fundamentales de la poesía que hoy se escribe en español. Para más información, escribir a la A.P.P., por su correo electrónico appmadrid@yahoo.es

Inicio de la sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    L
  Estudios sobre la Muestra




Estudios a realizar sobre la
"Muestra 2012":

  - anagráficos
  - de estratificación
  - estructurales
  - temáticos
  - de personalización
  - arquetípicos
  - de oblicuidad
  - de autobiografías
  - de títulos
  - de versificación
  - otros









MUESTRA 2012 DE LA POESÍA EN ESPAÑOL
Un trabajo sobre el estado de la poesìa actual, diseñado y realizado por el filólogo y escritor Juan Ruiz de Torres y el ingeniero José Javier Márquez, junto a los profesores y estudiosos autores de los diversos tratamientos de los datos recogidos que se incorporan al trabajo.
   

BIOGRAFÍA.
País: Argentina
País de residencia: Argentina
Lugar y año de nacimiento: Buenos Aires, Argentina, 1937

Autobiografía mínima (preparada por el poeta):
Periodista. Residió durante casi veinte años fuera de su país: Barcelona y Madrid (1973 a 1986), y Jerusalén (2001 a 2007). Poeta, narradora, ensayista y crítica, coordinadora de talleres y seminarios literarios y de artes plásticas. Cofundadora de la Asoc. Prometeo de Poesía de Madrid; miembro de SEA (Sociedad de Escritoras y Escritores de Argentina) y de AIELC (Asoc. Israelí de Escritores en Lengua Castellana); miembro de jurados, panelista y participante de congresos de literatura, en los que ha presentado y publicado ponencias.
Ensayos publicados: Aspectos parciales de la obra de Octavio Paz (1983, con José Luis Crespo), y Los judíos y el descubrimiento de América (1992, Premio "Jerusalem 1990/91", con Alicia Casais).

Poemarios (>de 39 p.) y premios:
Eva y el espejo (1981), Crónica de una ausencia (1988), Hablando con Borges (1998), Bifurcación de la memoria (Tel-Aviv, 2005).

Correo electrónico: levyelvira@yahoo.com
Página web: www.elviralevy.com

POESÍA.

LA CASA EN LLAMAS

Noche cerrada.
Noche oscura como las alas de un cuervo.

Ningún vehículo rodaba por la autopista,
ni se avisoraba en el horizonte.
Hacía frío. Sigilosamente había huido de la ciudad,
de ese espacio donde las vidas se repetían
y se confundían sin cesar:
Él sólo quería ser Uno singular.

Insomne, anduvo junto al camino provincial,
que níveo relucía por la helada nocturna.
Aspiró con deleite la humedad emanada de los árboles,
de los miles de flores dormidas en los campos arados.
Sentía la transparencia del aire en la piel.
Siguió caminando. No sabía por qué ni hacia dónde iba.
Mas tenía que hacerlo, como un mandato ineludible,
mientras la luna y la luz de los semáforos lo guiaban.
Pronto, realizaría el penoso ritual de acabar con el hechizo,
con el apego de tantas cosas que le impedían vivir.

Silencio unánime.

El frío penetraba a través de la delgada tela de su abrigo.
Sentía dolor, pero no le importaba.
Había abandonado su propio cuerpo,
quedándose solo con su sombra,
que lo seguía impertérrita.
Había sido testigo de tanto dolor,
de aquellas penosas luchas internas
que habían mancillado su corazón
hasta transformarlo en una piedra sin eco.
Sí, porque ausente de caricias,
ya nada resonaba en él.
Había perdido el agua de la memoria:
El amor, la música, la belleza.
Temeroso, había retornado a la casa.
De repente, descubrió el insólito edificio
que parecía aguardarlo desde tiempos remotos.
La puerta entreabierta invitaba a entrar.
Al ingresar, la penumbra y la quietud,
dueñas de ese ámbito, sobrecogían.
No se oían voces, ni siquiera el rumor de risas y llantos.
Tampoco ese leve sonido de pies descalzos,
que alguna vez escuchó en la majestuosa escalera de madera.
No crujían las paredes, incluso la vejez de los muebles
estaba sumida en el más absoluto mutismo.

Silencio unánime.

Él había regresado cual un animal desatado,
jadeante tras su amo. Como aquel arcano ser
que había sido y ahora iba en busca de respuestas,
aunque jamás había formulado preguntas.
Abrió las ventanas, y la luz de la madrugada
penetró insolente rasgando las tinieblas.
El sol encendió la vieja casona que estalló en llamas.
Entonces, la vida semejó un juego de espejos,
un insoslayable haz de luces y sombras.

(2012)