www.prometeodigital.org

Una creación de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Muestra s.XXI   Ronald BONILLA


Ronald BONILLA







Los interesados pueden encontrar más información sobre los poetas incluidos en esta Muestra Siglo XXI de la Poesía en Español en la base de datos I.R.P.E., actualizada hasta mediados de 2004 y que permite búsquedas paramétricas (36 parámetros) sobre 4700 poetas de la lengua castellana.
Ver detalles en: I.R.P.E. versión 2.0

Inicio sección
  Poetas incluidos
     B
  Análisis Arquetípico
   

BIOGRAFÍA.
San José (Costa Rica), 1951. Estudios universitarios de Filología y Lingüística. Coautor del Manifiesto Trascendentalista, con Laureano Albán , Julieta Dobles y Carlos Fco. Monge. Fue Presidente de la Asociación de Autores de Costa Rica. Poemarios publicados: "Viento adentro" (1969), "Las manos de amor (1971), "Consignas en la piedra" (1974), "Soñar de frente" (1977, Premio Joven Creación), "Un día contra el asedio" (1999), "Porque el tiempo no tiene sombra" (Premio Aquileo Echeverría, 2001), "A instancias de tu piel" (Premio Rogelio Sinán, 2001).

Ficha en el I.R.P.E.: A0291.
Correo electrónico: poeta_ronald@hotmail.com


TRISTE

Mi ciudad es triste
y va manchando uno a uno sus papeles,
está en mí con su derrota y su aguacero;
al borde de sus ventanales me sostengo,
entre sus sombrillas me escabullo,
soy fiel a su indiferencia de corbata,
fiel a su opacidad, a su dolor de escombro.

Estoy en medio de su prisa,
de los grises almacenados en disputa,
voy como uno más pulsando sus botones,
jugando a adivinar qué es la esperanza.
Y es triste cuando el sol
inclinado nos mira,
cuando un vehículo nos mata,
y no quedan sino cuadernos olvidados,
y son tristes sus pulmones de asedio,
sus anodinos relojes,
sus ancianos y cantinas.

Y como poetas tristes las palabras
han perdido su afán
entre papeles de oficio y timbres
y querellas,
municipal es su dolor;
muero con ella,
ejecutivo de mi propio entierro.

(2001)


ESTE AMOR TAN PEQUEÑO

No sé en dónde colocar
este amor tan pequeño,
este que me prohíbes
mientras me estás buscando,
y me das los caminos y la sed
para tocarte ávidamente a dúo.

No sé adónde ponerlo.
Lo llevo oculto en mí y a todos se lo digo:
Que me tienes prohibido,
que no soy tu pareja…
Pero salimos a pasear el perro.

- No iré más de tu brazo, ¡quita ya!
Pero en el bar me provocas y te encimas
desabotonando la noche
entre la blanca cuenca de tus pechos.

Qué haré con él, tan pequeño,
que quisiera crecer y zanjarte la espalda
con un beso tan grande que te hiciera los ojos.

¿En dónde lo pondré cuando duermas conmigo
y luego me despidas a la nada sin lunas que mordimos,
a las dos de la nada que me duele?

(2004)