www.prometeodigital.org

Una creación de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Muestra s.XXI   Iliana GODOY


Iliana GODOY







Los interesados pueden encontrar más información sobre los poetas incluidos en esta Muestra Siglo XXI de la Poesía en Español en la base de datos I.R.P.E., actualizada hasta mediados de 2004 y que permite búsquedas paramétricas (36 parámetros) sobre 4700 poetas de la lengua castellana.
Ver detalles en: I.R.P.E. versión 2.0

Inicio sección
  Poetas incluidos
     G
  Análisis Arquetípico
   

BIOGRAFÍA.
México D.F. (México), 1952. Arquitecto, Dra. Historia del Arte. Profesora e investigadora universitaria, Ensayista, tallerista. Poemarios publicados: "Interregno" (1985), "Contralianza" (1986), "Mástil en tierra" (1988), "Invicta carne" (1988), "Derrumbe del fuego" (1990), "Sonetos y claustros" (1993), "Seducir a la muerte" (1993), "Poemas chamánicos 1 y 2" (1997), "Furias del polvo" (1997), "Secreter" (1998), "El libro de los espejos" (2000), "Coral negro" (2000), "Conjuro del espejo" (2002). Estudios: "Vislumbres de Sor Juana" (1989), "La poesía de Jaime Sabines y sus grandes temas" (1996). Premios: Luis Cernuda (1986), Galardón de Poesía Sor Juana Inés de la Cruz (1989).

Ficha en el I.R.P.E.: A4419 .
Correo electrónico: iligodoy@yahoo.com


CEMENTERIO DE LA SANTA VERACUZ

Libros de piedra hundidos en el polvo
despeñan su alarido noche abajo
para empalar el brillo de unos ojos
que el contundente golpe ha clausurado.

Un santoral de días petrifica
naipes horizontales de silencio,
los nombres y las fechas son heridas
donde abreva el olvido sus veneros.

Ceremonial de la osamenta rota
que elevada en el trance de su altura
desintegra un rosario de memorias.
Decrepitud que sombras inaugura.

Azul la muerte que al vivir soñamos
estalla en un macizo de azucenas
y brota luz desde ecos sepultados
cuando el invierno corre por las venas.

(2001)


RIADA

Dónde escondíamos esta felicidad
que hoy crece y nos desborda
como un río de todos los diluvios,
fuego alimentado de sí mismo
que asciende sin cesar sobre sus hombros
y nos barre el aliento y la mirada
voraz en su dulzura.

Esta alegría que nos lleva a buscarnos
en la ciudad inhóspita
penetrando sus cartílagos de lluvia
donde la luz escurre como ámbar
hasta el refugio del beso a vísceras cerradas
que desencadena
su insaciable rastreo de las sales ocultas,
joyas que antiguos sueños sedimentan
en la saliva diaria.

Esta urgencia de bebernos cuando somos
espirales contrarias que se trenzan y avanzan
derribando su oleaje frente a frente
hasta quedar fundidos en silencio.

(2002)