www.prometeodigital.org

Una creación de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Muestra s.XXI   Simón ZAVALA GUZMÁN


Simón ZAVALA GUZMÁN







Los interesados pueden encontrar más información sobre los poetas incluidos en esta Muestra Siglo XXI de la Poesía en Español en la base de datos I.R.P.E., actualizada hasta mediados de 2004 y que permite búsquedas paramétricas (36 parámetros) sobre 4700 poetas de la lengua castellana.
Ver detalles en: I.R.P.E. versión 2.0

Inicio sección
  Poetas incluidos
     De la W a la Z
  Análisis Arquetípico
   

BIOGRAFÍA.
Guayaquil (Ecuador), 1943. Reside en Quito. Doctor en Jurisprudencia. Abogado. Estudios de Derecho Internacional, Administración de Empresas y Cooperación Cultural. Catedrático universitario. Colab. literario, ensayista, antólogo, crítico. Asesor de Ministros Trabajo, Bienestar Social. Publicaciones profesionales. Ha ejercido como Presidente de la Sociedad de Escritores de Ecuador; Secretario General del Consejo de Cultura de Ecuador y Magistrado del Tribunal Constitucional de Ecuador. Poemarios publicados: "Dimensión de un transeúnte" (1973), "Anatomía de un grito" (1974), "Biografía circular" (1976), "Canto a la esperanza" (1979), "Cantos de fuego" (1983), "Manifiesto del hombre" (1984), "Lascivos" (1991), "Reconstrucción de la verdad" (1992), "Fisonomías" (1993), "Memorial" (1996), "Antología Poética" (2003), "Las formas diluídas" (2003), "Opera salvaje del amor y el Eros" (2004). Premios a poemarios: Nacional de Poetas Noveles (1965), Profesores Universitarios (1982), Fundación GIVRÉ (1982).

Correo electrónico: szaval@easynet.net.ec


ELEGIA PARA LA TIERRA PROFUNDA

Caes en mí como una intempestiva clave
del renacer del arrecife y su clamor sonoro
de un lejano y desterrado continente de tierra
que algún itinerante disipado ha olvidado
cráter de estalagmitas nieve jamás hollada
el paisaje ultimado a dentelladas se queda
en el ojo del ciego que se ha vuelto demente.

Hay que destruir este planeta
matar al mar cazar a la ballena. Pobre hombre terrícola.
Tu desalmado impulso te empuja hacia la muerte.
Mi desnudez asume el cálido color del sol
y sus destellos permanentes. Adorada mía
tierra profunda, constelación de papagayos astronautas,
con la luna perenne de todas tus mareas
entierro la locura. Tierra mía, hacedora de todas
las cosas de la vida
alguien tiene que saludar la épica de tus pedernales.

Déjame entonces que yo humano caracol
lleno de mar te diga:
bebo de ti la eternidad y existo.

(2004)