www.prometeodigital.org

Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Poesía de Siempre      Manuel del CABRAL


Manuel del CABRAL







La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    C
  Antólogos
   

BIOGRAFÍA.
Santiago de los Caballeros (Rep. Dominicana), 1907 - Santo Domingo, 1999. Diplomático. Novelista, cuentista, antólogo. Poemarios: Pilón (1931), Doce poemas negros (1932), Color de agua (1932), Ocho gritos (1937), Biografía de un silencio (1940), Compadre Mon (1940), Trópico negro (1942), Sangre mayor (1945), De este lado del mar (1948), Antología tierra (1949), Sexo y alma (1950), Los huéspedes secretos (1951), Segunda antología tierra (1951), Carta a Rubén (1951), Dos cantos continentales y unos temas eternos (1956), Antología clave. 1930-1956 (1957), Carta para un fósforo no usado y otras cartas (1958), Pedrada planetaria (1958), Catorce mundos de amor (1962), La isla ofendida (1965), Los relámpagos lentos (1966), Los anti-tiempo (1967), Egloga del 2000 (1970), Sexo no solitario (1970), Obra poética completa (1976, 1987). Premios: Nacional (1981), Fund. Argentina para la Poesía (1970)


HOMBRE Y PERRO

Hombre que vas con tu perro:
con tu guardián.

Cuida mi voz, como el perro
cuida tu pan.

Perro que vas con un hombre
que amigo tuyo no es...
Acércate un poco al pobre,
huélelo bien.

Fíjate que tengo boca,
fíjate en mí.

Mira que soy hombre, pero ..,
con estas manos vacías
cómo me parezco a ti.

Perro que vas con tu amo,
fíjate bien:
que al hablar contigo, hablo
conmigo mismo... ¿No ves
que tan cerca del patrón,
no somos tres,
sino dos...?

Hombre que vas con tu perro:
tu servidor.

¡Qué grueso que está tu perro,
y qué flaco que estoy yo!
¡Estoy flaco porque tengo
gorda la voz!


NEGRO SIN ZAPATOS

Hay en tus pies descalzos graves amaneceres.
(Ya no podrán decir que es un siglo pequeño.)
El cielo se derrite rodando por tu espalda:
húmeda de trabajo, brillante de trabajo,
pero oscura de sueldo.

Yo no te vi dormido... Yo no te vi dormido...
aquellos pies descalzos
no te dejan dormir.

Tú ganas diez centavos, diez centavos por día.
Sin embargo,
tú los ganas tan limpios,
tienes manos tan limpias,
que puede que tu casa sólo tenga
ropa sucia,
catre sucio,
carne sucia,
pero lavada la palabra: Hombre.


COMENTARIOS
Aunque conocí a Manuel del Cabral sólo tres años antes de su muerte, en Santo Domingo, me impresionó su poderosa personalidad, su convicción de que su poesía perduraría. En ella pueden encontrarse temas políticos, amorosos, sociales, metafísicos. Fue además la poesía negra la que tuvo en Manuel del Cabral, una de sus voces más significativas, junto a Nicolás Guillén, Luis Palés Matos y Aimé Cesaire. Porque si la poesía de Manuel del Cabral entraña aspectos físicos, sensuales junto a otros que alcanzan lo netamente social y político, es su ligazón a lo terreno, a lo carnal, a lo humano (doloroso o placentero), lo que hace que logre trascender. Fue, además, junto a Rubén Darío y Pablo Neruda, uno de los grandes cultores de la poesía erótica. La poesía de Manuel del Cabral se afirma por su pasión. Por ejemplo en los versos de Compadre Mon, relaciona la tierra con el elemento popular, sobre todo el negro, llegando a una voz original que en tonos de rico cromatismo y de participación exalta el heroísmo de su gente, su índole pasional, violenta, el alto sentido del honor. Mon representa la patria dominicana, lo eterno dentro de los confines del país. Se le ha definido como un Martín Fierro de nuestra época por su relación estrecha con el mundo antillano. "Tierra que naces de guitarra ardiendo. / viene familia de tu carne al aire", dice Cabral. (Juan Ruiz de Torres)