www.prometeodigital.org

Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Poesía de Siempre      Eduardo CARRANZA


Eduardo CARRANZA







La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    C
  Antólogos
   

BIOGRAFÍA.
Apiay, Meta (Colombia), 1913 - Bogotá, 1985. Cofundador del grupo "Piedra y cielo" (1935). Catedrático de Historia de la Literatura. Director de la Biblioteca Nacional. Ensayista, crítico. Embajador. Director del supl. literario de El Tiempo. Entre sus premios, Encomienda Alfonso X el Sabio, Gran Cruz Isabel la Católica, Miembro de la . Academia Colombiana y del Consejo Superior del Instituto de Cooperación Iberoamericana. Poemarios: Canciones para iniciar una fiesta (1936), Seis elegías y un himno (1939), Sombra de las muchachas (1941), Ella, los días y las nubes (1941), Este era un rey... (1944), Azul de ti (1944), Canto en voz alta (1944), Los días que ahora son sueños (1946), Diciembre azul (1947), Rosa de agua (1948), El olvidado (1949), Canciones para iniciar una fiesta. Poesía en verso. 1935-1950 (1953), El olvidado y la Alhambra (1957), Poesía del heroísmo y la esperanza (1967), El corazón escrito (1967), Los pasos cantados (1973), Hablar soñando y otras alucinaciones. El insomne (1974), Epístola mortal y otras soledades (1975), Leyendas del corazón y otros poemas olvidados (1976), Lección de poesía (antol. 1980), Hablar soñando (antol. 1983), Recuerdos presentidos (póst. 1989), Antología de la poesía cósmica y tanática (2004).


SONETO A TERESA

Teresa en cuya frente el cielo empieza
como el aroma en la sien de la flor;
Teresa la del suave desamor
y el arroyuelo azul en la cabeza.

Teresa en espiral de ligereza
y uva y rosa y trigo surtidor:
tu cuerpo es todo el río del amor
que nunca acaba de pasar, Teresa.

Niña por quien el día se levanta,
por quien la noche se levanta y canta,
en pie sobre los sueños, su canción;

Teresa, en fin, por quien ausente vivo,
por quien con mano enamorada escribo,
por quien de nuevo existe el corazón.


ES MELANCOLÍA

Te llamarás silencio en adelante.
Y el sitio que ocupabas en el aire
se llamará melancolía.

Escribiré en el vino rojo un nombre:
el tu nombre que estuvo junto a mi alma
sonriendo entre violetas.

Ahora miro largamente, absorto,
esta mano que anduvo por tu rostro,
que soñó junto a ti.

Esta mano lejana, de otro mundo,
que conoció una rosa y otra rosa,
y el tibio, el lento nácar.

Un día iré a buscarme, iré a buscar
mi fantasma sediento entre los pinos
y la palabra amor.

Te llamarás silencio en adelante.
Lo escribo con la mano que aquel día
iba contigo entre los pinos.


COMENTARIOS
Adscrito al movimiento denominado "Piedra y Cielo" (1935-1945), que agrupó una vigorosa y selecta generación de poetas colombianos, Eduardo Carranza es considerado uno de sus miembros más destacados y difundidos. Dueño de un tono personal, caracterizado por la temperatura romántica e intimista, logró poemas magníficos tanto por la forma como por el fondo. Dos de ellos son, precisamente, los que aquí se reproducen. (Hernando García Mejía)