www.prometeodigital.org

Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Poesía de Siempre      Rosalía de CASTRO


Rosalía de CASTRO







La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    C
  Antólogos
   

BIOGRAFÍA.
Santiago de Compostela, La Coruña (España), 1837-1885. Fue hija de un seminarista y de una mujer soltera de buena familia. En 1856 se trasladó a Madrid por razones familiares. Conoció a Manuel Murguía -con quien se casó dos años después- que la puso en contacto con Bécquer y otros poetas. Tuvo seis hijos. En 1857 publicó La Flor, y más tarde Cantares gallegos (1863) y Follas Novas (1880), ambos en gallego. En las orillas del Sar se publicó en castellano en 1884. Fue de salud débil y temperamento depresivo. Desde 1874 vivió en Galicia. Murió en 1885 en Padrón, La Coruña. (Enrique Valle)


A LAS ORILLAS DEL SAR (fragmento)

I
En los ecos del órgano, o en el rumor del viento,
en el fulgor de un astro o en la gota de lluvia,
te adivinaba en todo, y en todo te buscaba,
sin encontrarte nunca.
Quizás después te ha hallado, te ha hallado y te ha perdido
otra vez, de la vida en la batalla ruda,
ya que sigue buscándote y te adivina en todo,
sin encontrarte nunca.

Pero sabe que existes y no eres vano sueño,
hermosura sin nombre, pero perfecta y única.
Por eso vive triste, porque te busca siempre,
sin encontrarte nunca.

II
Yo no sé lo que busco eternamente
en la tierra, en el aire y en cielo;
yo no sé lo que busco; pero es algo
que perdí no sé cuándo y que no encuentro,
aun cuando sueñe que invisible habita
en todo cuanto toco y cuanto veo.
¡Felicidad, no he de volver a hallarte
en la tierra, en el aire, ni en el cielo,
aun cuando sé que existes
y no eres vano sueño!

Del rumor cadencioso de la onda
y el viento que muge;
del incierto reflejo que alumbra
la selva o la nube;
del piar de alguna ave de paso;
del agreste ignorado perfume
que el céfiro roba
al valle o la cumbre,
mundos hay donde encuentran asilo
las almas que al peso
del mundo sucumben...


COMENTARIOS
Como en el caso de Bécquer, se ha querido incluir a la gallega Rosalía de Castro dentro del movimiento romántico. Creemos que tanto ésta como aquél son románticos, sí, pero son también mucho más que eso. Porque ambos aportan algo completamente nuevo a ese Romanticismo: el empleo de la lengua viva, cotidiana, para expresar la emoción lírica, sencilla y sin afectación, suave, original y llena de dulzura. La aparición de un 'yo' distinto a los anteriores, más verdadero, cada vez más acendrado y personal, se podría decir que incluso más íntimo que en Bécquer. Prodigiosa Rosalía, que venció a una vida monótona con sus inmortales versos de En las orillas del Sar o Cantares galegos; "Rosalía, fina, sensitiva, dolorosa, ha traído al arte esos elementos de vaguedad, de melancolía, de misterio, de sentido difuso de la muerte", diría Azorín.(Juan Ruiz de Torres)