www.prometeodigital.org

Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Poesía de Siempre      León de GREIFF


León de GREIFF







La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    G
  Antólogos
   

BIOGRAFÍA.
Medellín (Colombia), 1895-1976. Era descendiente de escandinavos, alemanes y españoles. Estudió Ingeniería de Minas (no llegó a graduarse) en Medellín y Derecho en Bogotá. En 1915, fue uno de los trece 'pánidas', grupo que publicó una revista literaria en Medellín. Ocupó verios cargos en ministerios y en la banca. También impartió clases de Literatura e Historia de la Música. Murió en Bogotá. De su obra poética cabe destacar: Tergiversaciones (1925), Cuadernillo poético (1929), Libro de signos (1930), Variaciones alrededor de nada (1936), Farsa de los pingüinos peripatéticos (1942), Fárrago (1955), Obras completas (1960). (Enrique Valle)


RELATO DE SERGIO STEPANSKY

Juego mi vida, cambio mi vida,
de todos modos
la llevo perdida...

Y la juego o la cambio por el más infantil espejismo,
la dono en usufructo, o la regalo...

La juego contra uno o contra todos,
la juego contra el cero o contra el infinito,
la juego en una alcoba, en el ágora, en un garito,
en una encrucijada, en una barricada, en un motín;
la juego definitivamente, desde el principio hasta el fin,
a todo lo ancho y todo lo hondo
-en la periferia, en el medio,
y en el sub-fondo...-

Juego mi vida, cambio mi vida,
la llevo perdida
sin remedio.
Y la juego, o la cambio por el más infantil espejismo,
la dono en usufructo, o la regalo...:
o la trueco por una sonrisa y cuatro besos;
todo, todo me da lo mismo:
lo eximio y lo ruin, lo trivial, lo perfecto, lo malo...

Todo, todo me da lo mismo:
todo me cabe en el diminuto, hórrido abismo
donde se anudan serpentinos mis sesos.

Cambio mi vida por lámparas viejas
o por los dados con los que se jugó la túnica inconsútil;
por lo más anodino, por lo más obvio, por lo más fútil;
por los colgajos que se guinda en las orejas
la simiesca mulata,
la terracota nubia;
la pálida morena, la amarilla oriental, o la hiperbórea rubia;
cambio mi vida por una anilla de hojalata
o por la espada de Sigmundo,
o por el mundo
que tenía en los dedos Carlomagno: -para echar a rodar la bola..

Cambio mi vida por la cándida aureola
del idiota o del santo;
la cambio por el collar
que le pintaron al gordo Capeto;
o por la ducha rígida que llovió en la nuca
a Carlos de Inglaterra;
la cambio por un romance, la cambio por un soneto;
por once gatos de Angora,
por una copla, por una saeta,
por un cantar;
por una baraja incompleta;
por una faca, por una pipa, por una sambuca...
o por esa muñeca que llora
como cualquier poeta.

Cambio mi vida -al fiado- por una fábrica de crepúsculos
(con arreboles);
por un gorila de Borneo;
por dos panteras de Sumatra;
por las perlas que se bebió la cetrina Cleopatra
o por su naricilla que está en algún museo;
cambio mi vida por lámparas viejas,
o por la escala de Jacob, o por un plato de lentejas...

¡o por dos huequecillos minúsculos
-en las sienes- por donde se me fugue, en grises podres,
la hartura, todo el fastidio, todo el horror que almaceno en mis odres...!

Juego mi vida, cambio mi vida.
De todos modos
la llevo perdida...


COMENTARIOS
De ascendencia nórdica, que recoge en varias alusiones a las mitologías escandinavas, León de Greiff fue una personalidad compleja dentro del panorama de la poesía en español. Su lenguaje culto, en muchas ocasiones romántico, siempre rico, ofrece un rigor formal muy notable. Utilizó numerosos heterónimos (uno de ellos, Sergio Stepansky, en el poema que hemos elegido). Es curioso observar su evolución desde una primera "pureza y concisión" a una postrera exuberante poesía, fruto de su temperamento apasionado y bien poco nórdico. Fundador del grupo "Los Nuevos," director de la revista Pánidas, la música impregna su torrente verbal, a veces hermético, pero siempre poderoso y con reflejos nostálgicos y aun elegíacos. (Juan Ruiz de Torres)