www.prometeodigital.org

Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Poesía de Siempre      Antonio MACHADO


Antonio MACHADO







La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    M
  Antólogos
   

BIOGRAFÍA.
Sevilla (España), 1875-1939. Hermano menor de Manuel Machado, se trasladó a Madrid con la familia. En 1899 viajó a París. En 1902 volvió a visitar esta ciudad, y en ese mismo año conoció a Rubén Darío. En Madrid, tuvo relación con Unamuno, Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, y con todos ellos entabló amistad. Fue catedrático de Francés en Enseñanza Media.. Se casó con Leonor Izquierdo, que murió en 1912, a poco del matrimonio. Miembro de la Real Academia Española desde 1927. Entre 1920 y 1930 escribió teatro junto a su hermano Manuel. La Guerra Civil española estalló, encontrándose él en Madrid. Más tarde fue a Valencia y a Barcelona. En enero de 1939 se exilió a Colliure, pueblo de Francia, donde murió al mes siguiente. (Enrique Valle)


YO VOY SOÑANDO CAMINOS

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas...!

¿Adonde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
La tarde cayendo está.

"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día;
ya no siento el corazón".

Y todo el campo un momento
se queda mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece,
y el camino que serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
¡quién te pudiera sentir
en el corazón clavada!"


ANOCHE, CUANDO DORMÍA,
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una fontana fluía
dentro mi corazón.
Di, ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida,
de donde nunca bebí?

Anoche, cuando dormía,
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche, cuando dormía,
soñé, ¡bendita ilusión!,
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
colores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche, cuando dormía,
soñé, ¡bendita ilusión!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón.


COMENTARIOS
Aunque sevillano como su hermano Manuel, una vida de enseñanza en Soria, Segovia, Madrid y Baeza, más su inclinación vital, le dieron una profunda y original visión de lo castellano, expresada en gran parte de su obra (como en Campos de Castilla, de 1912). Al tiempo, su originalidad interior, su sentido profundo y exquisito de la relación hombre-Dios, con un estilo sobrio y al tiempo entrañable, hacen de Antonio Machado un poeta que es preciso amar, que obliga a sufrir con él, que en sus Soledades (1903, 1907) y sus Nuevas canciones (1925) nos convoca a perpetua comunión con lo eterno y lo auténtico. (Juan Ruiz de Torres)