www.prometeodigital.org

Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Poesía de Siempre      Miguel OTERO SILVA


Miguel OTERO SILVA







La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    De la N a la Q
  Antólogos
   

BIOGRAFÍA.
Barcelona (Venezuela), 1908 - Caracas, 1985. Poeta, novelista y dramaturgo; formó parte de la generación del 28, la cual influenció literaria y políticamente la Venezuela del siglo XX. También se destacó como periodista y humorista. Su obra poética está representada por: Agua y cauce (1937); 25 poemas (1942); Elegía coral a Andrés Eloy Blanco (1958); La mar que es el morir (1965); Poesía (1966); Umbral (1966); Obra poética (1977). En narrativa es preciso mencionar: Fiebre (1940); Casas muertas (1955); Oficina Nº 1 (1961); La muerte de Honorio (1963); Cuando quiero llorar no lloro (1970); Lope de Aguirre, Príncipe de la libertad (1979); La piedra que era de Cristo (1984). La obra humorística del autor comprende: Sinfonías tontas (1962); Las Celestiales (1965; fdo. Fray Iñaki de Errandonea); Un morrocoy en el infierno (1972). Miguel Otero Silva recibió altas distinciones nacionales e internacionales como escritor y como periodista.


SONETO

Calma mi sed, amor, en tus vertientes,
enraízame, amor, en tus sembrados,
llévame, amor, por mares encrespados,
clávame, amor, tus uñas y tus dientes.

Di palabras, amor, incoherentes,
gime versos, amor, jamás pensados,
sacude, amor, tus pétalos mojados,
amor, sobre mis huesos combatientes.

Hiéreme, amor, con filo de claveles,
átame, amor, con tu dogal de mieles,
quémame, amor, en tu rosal de fuego.

Cimbra, amor, tu silencio estremecido,
dame tu boca, amor, que la he perdido,
muere conmigo, amor, que ya estoy ciego.

(De Romeo y Julieta)


COMENTARIOS
La poesía de Otero Silva asume la vida plenamente con un discurso que utiliza tanto las formas métricas tradicionales, como el verso libre. Un fuerte acento social permea sus textos desde Agua y cauce (1937), y se equilibra con la búsqueda íntima, con problemas existenciales en poemarios como La mar que es el morir (1965). La Elegía coral a Andrés Eloy Blanco convoca la teluria de Venezuela para cantar al gran bardo fallecido en el exilio. Su verso humorístico, rápido y efectivo, encuentra en Las Celestiales, textos irreverentes en lo religioso, su mejor exponente. Se evidencia gran vitalidad y fuerza, en su destacada narrativa, en el teatro y en la poesía. Esta última respeta -equilibradamente- la lógica, incorpora la vanguardia con mesura y el trazo plástico -la garra del narrador-. El ritmo es susceptible de gran cuidado en sus versos y en toda su escritura. Otero Silva es una figura vital dentro de las letras venezolanas. (Rosalina García)