www.prometeodigital.org

Una antología de la Asociación Prometeo de Poesía

Portada ] Mapa/Contenido ] Nosotros ] AIP ] APP ] Novedades ]

Poesía de Siempre      Alfonsina STORNI


Alfonsina STORNI







La antología Poesía de Siempre se ha preparado con 50 poetas de lengua española contenidos en el libro Poetas del pasado, de Juan Ruiz de Torres, más otros seleccionados, ilustrados y comentados por distintos antólogos cualificados, en varios países.

Inicio sección
  Presentación
  Poetas incluidos
    S
  Antólogos
   

BIOGRAFÍA.
Sala Capriasca (Suiza), 1892 - Mar del Plata (Argentina), 1938. A los cuatro años se trasladó con su familia a la Argentina. Fue maestra de la Escuela Normal y profesora de arte dramático. Viajó a Europa en 1930 y 1934. Tras tres años aquejada de cáncer, se quitó la vida en Mar del Plata. Publicó La inquietud del rosal (1916), El dulce daño(1918), Irremediablemente (1919), Languidez (1920), Ocre (1926), Mundo de siete pozos (1934) y Mascarilla y trébol (1938). (Enrique Valle)


LA CARICIA PERDIDA

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos... En el viento, al rodar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida, ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida rodará..., rodará...

Si en el viento te llaman esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.

Si no ves esa mano, ni la boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de llamar,
¡oh, viajero!, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?


COMENTARIOS
Una vida marcada por la muerte (su padre murió alcoholizado cuando era muy niña) llevará irremisiblemente hacia el suicidio a una voz apasionada, y al tiempo delicada y sensual. Su niñez difícil (costurera, obrera, luego maestra rural) tiene un cambio desde la publicación de su primer libro en 1916, La inquietud del rosal; luego vendrán El dulce daño e Irremediablemente (1919). Se hace poco a poco famosa, da recitales, colabora en periódicos y revistas con el seudónimo Tao-Lao. A partir de Languidez y Ocre, su poesía cobra valores más altos. De todas formas, una visión pesimista y dolorida de la vida impregna su poesía, en la que se percibe de tanto en tanto una vaga aspiración a la muerte. Entra en las Vanguardias con Mundo de siete pozos, al que seguiría Mascarilla y trébol. En 1935, a razón de un viaje a Europa, se le diagnostica un cáncer; una tarde, tres años después, deja en su pensión de Mar del Plata un mensaje en rojo sobre papel azul: "Me arrojo al mar'" Y Alfonsina Storni se interna entre las olas. (Juan Ruiz de Torres)